VACUNA FRENTE A LA LEISHMANIOSIS CANINA.QUE DEBEMOS SABER

La Leishmaniosis es una enfermedad parasitaria, el protozoo causante de la enfermedad es transmitido por un vector llamado phlenbotomo. Esta enfermedad afecta a una variedad de vertebrados entre ellos el perro y el hombre. Los perros son el principal reservorio para esta zoonosis.

Phlebotomo picando a un ser humano.

La Leishmaniosis canina es una enfermedad grave y de consecuencias fatales que se extiende por la cuenca mediterranea. Se calcula que solamente en el suroeste europeo hay 2.5 millones de perros infectados.

La leishmaniasis en humanos incluye una forma visceral que afecta a los óganos internos en personas inmunodeprimidas y una forma cutánea  que puede curarse de manera espontánea pero  deja importantes cicatrices.

En los últimos años se ha diagnosticado la enfermedad en perros de paises no endémicos que han vivido o viajado a áreas endémicas anteriormente. De modo que se esta produciendo una propagación de la enfermedad a zonas de Europa que en un principio no son endémicas.

Además se sospecha que la cantidad de perros infectados es superior a lo que se calcula en las zonas endémicas, ya que como sabemos hay  perros que no van ni siquiera  una vez al año al veterinario y estos quedan  fuera de cualquier estadística.

Los últimos estudios  de los que disponemos calculan una seroprevalencia ( número de animales seropositivos a leishmania) del 80% en Marsella , y del 67% en la isla de Mallorca.

Sin embargo desde hace ya muchos años sabemos que no todos los perros que sufren las picaduras del phlebotomo infectante llegan a desarrollar una enfermedad clínica y en esto es un factor decisivo EL TIPO DE RESPUESTA INMUNITARIA que determinará  si un perro es resistente al parásito o  evolucionará hacia la infección activa de los macrófagos y acabará desarrollando una enfermedad clínica.

De  una manera muy coloquial y sencilla explicaremos que el sistema inmunitario  puede funcionar con dos tipos de respuestas adaptativas  frente a un agente patógeno:

  • Una respuesta de inmunidad celular con células como los linfocitos T citotóxicos como los principales efectores. Este tipo de respuesta se dirige principalmente contra patógenos intracelulares (como la leishmania).
  • Una respuesta de inmunidad humoral que se caracteriza por una producción considerable de anticuerpos por los linfocitos B. Es ante todo efectiva frente a patógenos extracelulares (como virus y bacterias).

La resistencia frente a la leishmaniosis por lo tanto va ligada a que el sistema inmunitario del perro responda con una inmunidad mediada por células. La evolución hacia la enfermedad clínica esta asociada a una marcada respuesta humoral con producciones masivas de anticuerpos durante un periodo de tiempo prolongado que contribuyen además a agravar los síntomas clínicos de la misma.

Vacuna para la prevención de la leishmaniosis canina.

 

La vacuna que se ha desarrollado frente a la leishmaniosis canina lo que hace es  inducir una inmunidad sólida , específica mediada por células en los perros. De modo que se intenta minimizar el numero de perros vacunados que progresen hacia una enfermedad sintomática pero también tiene un gran valor al minimizar el número de animales con infección asintomática ya que aunque no padezcan la enfermedad actuan como reservorio de la misma o en un momento dado pueden evolucionar hacia enfermos sintomáticos.

 

 

 

LA VACUNACIÓN FRENTE ALA LEISHMANIOSIS EN LA CLINICA DIARIA

  • La vacunación frente a la leishmaniosis comienza a los 6 meses de edad , ya que hasta entonces la respuesta inmune mediada por células no esta desarrollada en el cachorro. En los perros adultos podemos comenzar a cualquier edad.
  • La primovacunación consta de tres dosis separadas estrictamente 21 dias ( 3 semanas).
  • La máxima eficacia se consigue cuatro semanas después de la última vacunación.
  • Es necesaria una revacunación anual posterior para mantener esta inmunidad y deben ser bien respetados los periodos de revacunación para que esto se cumpla.
  • Antes de la primera vacuna se recomienda realizar a todos los perros pruebas serólogicas para le detección de animales seropositivos ya que la vacuna unicamente se ha utilizado en perros negativos a leishmania y no se sabe la eficacia de la misma en perros positivos ni  como podría influir en la progresión de la enfermedad.
  •  Los test rápidos son muy sensibles y mantienen una alta especificidad. No sufren falsos negativos  y son ideales para la criba prevacunal, se obtiene el resultado en pocos minutos y un resultado negativo permite realizar la vacunación el mismo día. Un resultado positivo requiere ser confirmado mediante un IFI o un ELISA, pruebas que se realizan en laboratorios externos.
  • Los animales para ser vacunados como para cualquier otra vacuna deben de haber sido desparasitados correctamente tanto frente a parásitos externos como frente a los vermes  internos . El motivo principal es que se sabe que una carga  elevada de parásitos puede favorecer la polaridad hacia la respuesta inmunitaria de tipo humoral.
  • La recomendación actual es separar la vacuna de la leishmania del resto de vacunas un mínimo de dos semanas.
  • La vacuna no debe de ser utilizada en perras gestantes ni en lactantes ya que no tenemos estudios en este grupo de animales. La respuesta inmunitaria puede estar deprimida al final de la gestación y poco depués del parto por lo que es poco prudente.
  • Por supuesto no se debe administrar la vacuna a ningún animal que este enfermo por muy leve que sea su enfermedad.
  • Lo ideal es empezar a vacunar los perros en otoño e  invierno para que cuando ya llegue la primavera esten protegidos.

Reaciones adversas:
La fiebre, malestar, inflamación y dolor local transitorios pueden aparecer y son consecuencia de la respuesta inmune frente a la vacunación por lo que son consideradas normales.

En nuestra propia experiencia si podemos decir que la vacuna frente a la leishmaniosis canina provoca algo más de malestar en los dos días posteriores a su aplicación en algunos animales que el resto de vacunas de las que disponemos. También hemos tenido algún caso de angiodema facial con prúrito que se han resuelto en 24 horas. Para que no se repitan estas reacciones a los animales implicados les ponemos un antihistaminico 10 minutos antes de la vacunación.

CONTRA LA LEIHSMANIOSIS CANINA TODO ES POCO. ¡LA PREVENCIÓN ES LA MEJOR PROTECCIÓN !

Conocemos por desgracia muy bien esta enfermedad y sus consecuencias llevamos muchos años tratando perros enfermos y por ello sabemos que la prevención es el mejor camino que podemos seguir y debemos utilizar todas las herramientas a nuestro alcance.

La vacunación representa una nueva forma de proteger a tu perro contra la leishmaniosis aumentando la respuesta inmunitaria  pero lo cierto es que tardaremos aún muchos años en ver la eficacia real de la misma ya que el número de perros vacunados  todavía es bajo.

No olvides que la vacuna en ningún caso protege a tu perro de la picadura del phlebotomo de modo que no debemos confiarnos y debemos seguir aplicando productos repelentes y mantener al perro dentro de la casa en las horas de mayor actividad del phlebotomo (al anochecer y al amanecer).

Los controles serólogicos anuales para la detección precoz de la enfermedad son también de vital importancia.

 


Comments

  1. Roslyn - 8 Diciembre, 2012 at 14:37 -

    Que lastima que no existan mas paginas web como la tuya
    que ciertamente contribuyen. La gran mayoria solo se concentran en monetizarlas


Deja un comentario