CHEQUEOS ANUALES PARA LA DETECCIÓN PRECOZ DE LA LEISHMANIOSIS

La prevención de la leishmaniosis canina se ha centrado en métodos para el control del mosquito. Los productos parasiticidas y repelentes de parásitos pueden proporcionar una eficacia razonable cuando se utilizan en situaciones experimentales ideales. Sin embargo , en condiciones reales se nos presentan mayores problemas asociados al cumplimiento estricto del tratamiento que no pueden controlarse facilmente.

Lesiones características de pododermatitis y uñas largas.

Pododermatitis en un Bull Terrier con Leishmaniosis.

Los collares pueden perderse o si conviven varios animales se los arrancan unos a otros, los productos de uso tópico en pipeta muchas veces no se aplican de la forma correcta, sin contacto suficiente con la piel o los intervalos no son los adecuados, dejando así periodos en los que el perro estä desprotegido.

Incluso, es más, con la utilización correcta, ninguno de estos productos tópicos pueden prevenir al 100% las picaduras del mosquito. Además una vez que un  perro ha sido picado y el parasito ha entrado en su torrente circulatorio, el producto repelente no tendrá ningún tipo de influencia sobre el resultado de la enfermedad en nuestro amigo.

Lesiones descamativas y costrosas intensas en la región periocular a causa de la enfermedad.

El control del estilo de vida del animal  manteniendo al perro en el interior de la vivienda al anochecer y al amanecer, ayuda mucho a reducir en número de picaduras y por lo tanto reduce las probabilidades de que nuestro perro padezca la enfermedad. No obstante como las ventanas suelen dejarse abiertas en verano  para ventilar , los phlebotomos entran en nuestras casas atraidos por la luz  y pueden picar a nuestro perro.

 

De modo que a pesar de todas las medidas de prevención , el riesgo de contagio siempre existe por desgracia debido a la altisima prevalencia de la efermedad que tenemos en nuestras islas .

Es por ello que aconsejamos a nuestros clientes de manera muy insistente  el realizar PRUEBAS SEROLÓGICAS ANUALES PARA LA DETECCIÓN PRECOZ DE LA LEISHMANIOSIS  a todos los perros una vez al año  tanto si presentan algún síntoma como si son totalmente asintomáticos.

Las fechas más propicias para la realización de estas pruebas son a partir de enero cuando la temperatura ambiental empieza a disminuir y desaparece la presencia del phlebotomo y con ello la posibilidad de transmisión de la enfermedad.

Esta perrita Bretona presenta una forma cutanea de Leishmaniosis muy severa ,pesaba 15 kg en el momento del diagnóstico y en ningún momento había dejado de comer.

 

La realización de esta prueba es totalmente indolora para el perro, unicamente  tenemos que extraer un poco de sangre. En el caso de que en estos chequeos tu perro sea positivo es muy probable que podamos actuar a tiempo porque el parásito aún no ha tenido tiempo de causar daños graves y podamos  controlar la enfermedad del animal. En el caso de resultar negativo hoy en día podemos empezar el protocolo vacunal frente a la leishmaniosis canina y aumentar así la prevención para el proximo verano.


Deja un comentario